viernes, 15 de abril de 2016

Consejos para el mantenimiento de tu Piscina

Para la puesta en marcha de nuestra piscina en temporada de baño hay que asegurarse de que todos los factores están a punto y que el equipo de nuestra piscina funciona correctamente. A continuación, te damos unos consejos para que puedas disfrutar de tu piscina en las mejores condiciones.


  •  Ajuste del PH

Con la regulación del PH consigueremos, además de un agua clara y limpia, que respete la salud de nuestra piel. Para ello, debemos mantener los niveles entre el 7,2 y el 7,6 y revisarlos cada día. Siempre que los valores estén por encima, añadiremos PH MINOR; por el cotrario, si los valores están por debajo de los indicados, suministraremos al agua PH PLUS. En definitiva, en cualquiera de los dos casos estaremos evitando que nuestra piel y nuestros ojos sufran irritación.


  • Tratamiento del agua

Aunque el aspecto del agua de nuestra piscina pueda parecer limpio, es muy probable que contenga virus y bacterias causantes de infecciones y enfermedades, por lo que la desinfección del agua requiere un mantenimiento continuado. Así evitaremos que se enturbie y que aparezcan algas.
Para ello, podemos hacerlo de diferentes maneras: a través de la electrolisis salina, con tabletas de cloro o con oxígeno activo. Si no hemos sido constantes a lo largo del año podemos llevar a cabo un tratamiento de choque con dicloro granulado y floculante líquido, cepillar las paredes de la piscina si hubiesen aparecido algas, y posteriormente hacer un filtrado durante varias horas para que se precipiten las impurezas.
Cuando añadamos cloro, una parte se consumirá al distribuir los contaminantes que hay en el agua. El resto (Cloro Residual Libre), es el cloro que quedará para actuar contra los factores contaminantes externos, como la lluvia o el viento. Para asegurar una buena desinfección, debemos mantener un nivel de Cloro Residual Libre entre 0,5 y 2,0 “ppm”.

Para combatir las diminutas partículas que el filtro no puede retener, haremos uso de un floculante, que aumentará el tamaño de las mismas, y de este modo conseguiremos que el agua de nuestra piscina esté totalmente clara.





  • Prevención de algas
Prevenir que salgan algas en nuestra piscina es esencial para evitar la aparición de bacterias y hongos. Si tenemos en cuenta que el clima cálido propio del verano favorece que se creen este tipo de inconvenientes, lo ideal es que apliquemos un algicida de manera regular, es decir, al menos una vez por semana.



  • Cuidado del filtro

Por último, vamos a cuidar el estado del filtro para eliminar otro foco de suciedad, para lo que limpiaremos y desinfectaremos la arena una vez al año antes del inicio de la temporada de baño.

Por otro lado, varias veces al año tendremos que deshacer los restos de cal que queden pegados al filtro. En cualquier caso, es muy importante contar con un buen sistema de filtrado y que tanto el filtro como la bomba estén situados a una distancia máxima de 15 metros de la piscina.



























Si te quedan dudas, visita nuestras instalaciones y encontrarás todo lo necesario para el mantenimiento de tu piscina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario